Archive for junio, 2013

RELACIÓN DE LOS REYES DE ARAGÓN ( PARTE I )

Domingo, junio 9th, 2013 | Aragón., Corona de Aragón, Historia, Relación de los reyes de Aragón | 1 comentario

Todo comenzó con Ramiro I hijo del rey de Pamplona, Sancho III el Mayor, que le dejó el Condado de Aragón y le trasmitió la potestad real. Ésto ocurrió en 1035 y comprendía la actual comarca de la Jacetania. Ramiro I en 1043 añade a esta condado la mitad norte de las Cinco Villas ( Sos, Biel, Luesia y Uncastillo) y las fortalezas de Murillo y Agüero. En 1044 al morir su hermano Gonzalo sin herederos se añexiona Sobrarbe y Ribagorza. Conquistó a los navatrros los valles de Ascó y Onsella en 1054 y a los musulmanes pequeñas aldeas del río Cinca.

Sancho Ramirez, hijo de Ramiro I siguió la obra de expansión del Reino de Aragón que comenzó su padre. Hizo de la aldea de Jaca una ciudad. En 1068 viaja  a Roma donde el Papa Alejandro II le confirma su condición real pero a cambio Aragón se proclama vasallo de la Santa Sede, abriendose así a las corrientes culturales y artístcas del momento en Europa. Añadió a su Reino de Aragón el trono de Pamplona porque en 1076 el rey Sancho IV de Pamplona fue asesinado por su hermano y Castilla y Aragón se repartieron los territorios. Aragón se queda con la parte oriental, Irún, Pamplona, Estellla y Sangüesa.

Castillo de Loarre

Castillo de Loarre

Fortificó los castillos de la frontera, como el de Loarre, Agüero, Benabarre,  y otros. Así ataca y gana a los musulmanes de Zaragoza dos territorios: la franja del piedemonte de las sierras del prepirineo y avanza por el valle del Cinca, dejando atrás Bolea y Barbastro.

Sancho Ramirez muere en 1094 y su hijo Pedro I sera el siguente rey de Aragón. Éste conquista Huesca en 1096 y Barbastro en 1100 y además también ganó Bolea. Como su padre, Pedro I quería llevar a Aragón al mar y entre finales del siglo XI y principios del XII la mitad de la actual provincia de Castellón estaba sometida al rey de Aragón. Muere en 1104. A su muerte le sucede su hermano Alfonso I, llamado el Batallador.

Alfonso I, hijo también del rey Sancho Ramirez, fue rey de Aragón y de Navarra. Se casó con Urraca, hija del rey Alfonso VI de Castilla, pero este matrimonio fue anulado. Conquista Zaragoza en 1118, aprovechando la debilitación del gobierno de la taifa. Antes de conquistar Zaragoza se dejó las espaldas cubiertas conquistando las tierras al norte del Ebro. Gana Tudela, Calatayud, Daroca y Soria, que perteneció a Aragón durante ocho años. Otorga fueros a los territorios conquistados y comienza a repoblar Aragón. Pacta con Alfonso VII de Castilla los límites con Aragón y por eso Ágreda, Soria, Medinaceli o Sigüenza pasan a Castilla dejando de pertenecer a Aragón en 1127. Muere sin herencia en 1134 y deja todo a las órdenes militares.

Alfonso I, EL Batallador

Alfonso I, EL Batallador

A la muerte de Alfonso I los aragoneses nombran rey a su hermano Ramiro que era monje. Ramiro II el monje será rey de Aragón pero no de Pamplona, porque los navarros eligen como rey a García Ramirez llamado el Restaurador. Ramiro II se casa con Inés de Poitou y fruto de este matrimonio nace Petronila, la futura reina de Aragón. El rey la casa con Ramón Berenguer IV, conde de Barcelona. Con la entrega de su hija no le entrega la dignidad real, que será suya hasta su muerte en 1157, aunque si le entraga el gobierno del Reino de Aragón. Ramon Berenguer IV tuvo el título de Príncipe de Aragón. Recupera los territorios perdidos a la muerte de Alfonso I, firma un tratado con el rey Alfonso VII de Castilla en el que Castilla y Aragón se reparten los territorios que quedaban por conquistar a los musulmanes. Conquista Tortosa, Fraga, Lérida y Alcañiz. Del matrimonio de Ramón Berenguer IV y Petronila nace Alfonso II, que será el primer monarca en ostentar los títulos de rey de Aragón y conde de Barcelona en la Corona de Aragón.

En 1162 Alfonso II el Casto empieza a reinar con sólo diez años. Petronila aún era reina de Aragón y en 1164 ésta le dona la dignidad y el título real de Aragón a su hijo, que ya tenía el título condal tras la muerte de su padre. Los territorios sobre los que gobernaba tenían diferentes leyes, economía y también diferentes estructuras sociales. Como sus progenitores se dedicó a la conquista de territorios como Teruel en 1169, que tenía una posición estratégica importante y le otorga sus fueros en 1177. El hijo y sucesor de Alfonso II, Pedro II, ganó Rubielos de Mora en 1204 y Jaime I conquistó Linarés de  Mora en 1223.

A finales del siglo XII el reino de Aragón era extenso e incluso tenía territorios en el sur de Francia como Foix y Bearn. Alfonso II también fue marqués de Provenza.

Alfonso II ayudó a Alfonso VII de Castilla siguiendo la línea de reparto del territorio de Al-Andalus que quedaba por conquistar, un acuerdo de 1127. El rey de Castilla levantó a Alfonso II el deber de vasallaje que los reyes de Aragón debían a los reyes de Castilla porque Alfonso VII devolvió Zaragoza a Ramiro II en 1135.

Pedro II, hijo de Alfonso II no hizo un buen gobierno del reino. Participó en las Navas de Tolosa en 1212, dónde los reyes cristianos vencieron a los almohades. En 1213 los condados del sur de Francia fueron atacados por las tropas del Papa por ser cátaros. Pedro II ayundando a estos condados, que son sus vasallos, murió en la Batalla de Muret. Con esta batalla se perdió la influencia en el sur de Fracia pero se comenzó a mirar hacia el mediterráneo.

Jaime I el conquistador, hijo de Pedro II. A la muerte de su padre en la batalla de Muret, 1213, fue retenido por Simón de Montfort, hasta que el papa Inocencio III le obligó a entregar al joven a los catalanes en 1214 a petición de la nobleza aragonesa. Pasó su minoría de edad en el castillo de Monzón, tutelado por los Templarios, en tanto que su tío Sancho, conde de Rosellón, regía los destinos del reino Fue el monarca que comenzó a conquistar el mediterráneo. Conquistó el reino de Mallorca, que lo integró en la Corona de Aragón, algo que resultó ventajoso para abrirse al mercado del Mediterráneo. Conquistó Valencia en 1238 y en los años siguientes el resto del reino. En 1240 el rey hace de Valencia un reino autónomo dentro de la Corona de Aragón al igual que hizo con Mallorca. Con el infante de Castilla (futuro Alfonso X) firma el tratado de límites en Almizra en 1244. Durante su reinado la situación interna casi rayó la guerra civil entre los partidarios del rey y los de la nobleza, todo por el poder y el dominio de la tierra.

A su muerte, en 1276, los Esatados de la Corona de Aragón se dividieron entre sus dos hijos: Pedro III heredó Aragón, Cataluña y Valencia y Jaime el reino de Mallorca, los condados de Cerdeña y Rosellón y el señorío de Montpellier.

Manda a Vidal de Canellas (obispo de Huesca) la compilación de fueros y leyes en 1247, también se delimitan los límites territoriales entre Aragón, Cataluña y Valencia. Se perfeccionan las cortes. La figura del Justicia Mayor de Aragón  se creó en el siglo XIII y tenía que moderar entre el rey y los aragoneses para defender las leyes y los intereses del reino.

Pedro III, hijo de Jaime I, fue muy importante para la consolidación institucional y la expansión territorial. Luchó contra las banderías nobiliarias aún en vida de su padre. Se declaró heredero en 1260 a la muerte de su padre. Hereda la Corona de Aragón y su hermanao Jaime el reino de Mallorca y los condados de Cerdeña y Rosellón y el señorío de Montpelleir. Primer soberano en coronarse en Zaragoza, tuvo un reinado agitado ya que en 1277 redujo la rebelión musulmana y en 1280 redujo a la nobleza catalana dirigida por el conde Foix, acabó con los conflictos con la monarquía francesa por sus alianzas y por el desembarco en Sicilia. Pero también hizo concesiones a los nobles aragoneses en las cortes y a los nobles catalanes en las suyas, y mientras tanto en Sicilia también consiguió vencer varias veces a los angevinos que eran partidarios de los Anjou. Redujo al señor de Albarracín, rechazó la invasión francesa en Cataluña.

La Corona de Aragón se la legó a su hijo Alfonso y Sicilia a su hijo Jaime.

Fue en los sellos de plomo de la cancilleria real de Pedro III donde aparece por primera vez el escudo con la cruz y las cutro cabezas de los moros, en un ejemplar de 1281.

Alfonso III (1285-1291), hijo de Pedro III y de Constanza de Suabia, ya había tenido cierta práctica del poder, sobre todo cuando su padre marchó a conquistar Sicilia (1282). Ya soberano y enfrentado a su tío, Jaime II de Mallorca, aliado de Felipe de Francia, conquistó Mallorca e Ibiza (1285-1286), llegando a tomar Menorca que se encontraba en manos musulmanas (1287). En 1286 fue coronado en la ciudad de Zaragoza.  No tuvo sucesión directa al trono. Los conflictos con la monarquía francesa y con el Pontífice mermaron su poder, lo que le condujo a someterse al “Privilegio de la Unión” de la nobleza aragonesa; no obstante, el Privilegio General (confirmación y ampliación de todos sus fueros, usos y costumbres) era refrendado en las Cortes de 1289, mientras que se disolvía el Privilegio de la Unión de 1287 (refuerzo de las instituciones aragonesas nobiliarias, destitución del monarca, entrega de dieciséis castillos a los nobles), lo que reafirmó sus poderes frente a los de la nobleza, inclinada mayoritariamente a defenderlo frente a las presiones del exterior (intransigencia de Francia y Roma, candidatura de Carlos de Valois al trono aragonés, peligro de invasión francesa, guerra con Castilla). En cuanto a Castilla, tomó partido por los infantes de la Cerda frente a Sancho IV, proclamando en Jaca a Alfonso de la Cerda como rey de Castilla, pero después abandonó su causa. Tras liberar al heredero del trono francés, Carlos de Anjou (1287, tratados de Olorón y Canfranc), por el Tratado de Tarascón (1291) aceptó la salida de los caballeros aragoneses de Sicilia para dejar libre la actuación del Papado y de la Monarquía francesa.

Jaime II (1291-1327), hermano de Alfonso III, le sucedió en el trono de la Corona de Aragón al fallecer éste sin descendencia legítima y siendo ya rey de Sicilia (1286). Contrajo matrimonio con Blanca de Anjou (1295), Maria de Lusignan (1315) y con Elisenda de Montcada (1322). También fue coronado en Zaragoza, en acto especial que tuvo lugar el 24 de septiembre de 1291. Siguió con la política de mantener Sicilia frente a las pretensiones de la Monarquía francesa, intentando la ayuda de Castilla, pero finalmente el Parlamento siciliano acordó dar la corona a Federico, hijo de Jaime (1296). Bonifacio VIII, con el fin de atraerse al rey Jaime, le concedió la investidura de Córcega y Cerdeña (1297) además del título de gonfaloniero de la Iglesia, lo que le obligaba a servir al Papado y entrar en guerra con su hermano Federico.

En 1301 se institucionalizaba en las Cortes de Aragón el estamento eclesiástico, por lo que funcionaría con los cuatro conocidos (eclesiástico, nobiliario, caballeros e infanzones, y universidades). Por el tratado de Caltabellota (1302) Federico era reconocido como rey de Trinacria (Sicilia) con carácter vitalicio. En los momentos de alianza con Castilla atacó Granada, pero no tuvo buenos resultados. Más importancia tuvieron las expediciones de almogávares a Oriente, como cuenta el cronista Ramón Muntaner, para ocupar sus fuerzas en defensa del Imperio bizantino, logrando una victoria por Anatolia, pero el asesinato de su jefe Roger de Flor y sus principales ayudantes provocó una venganza que concluyó con el dominio del ducado de Atenas, que posteriormente se incorporó a la Monarquía aragonesa. Durante su reinado tuvo lugar la extinción de la Orden del Temple, lo que una vez conseguido hizo que Jaime II creara la Orden de Montesa (1317). Ya casi al final de su vida consiguió hacer efectiva la posesión de Cerdeña.

Alfonso IV (1327-1335), hijo de Jaime II y de Blanca de Nápoles (Anjou), y heredero  porque su hermano Jaime renunció a sus derechos para entrar en religión (1219). Secasó con Teresa de Entenza (1314), heredera del condado de Urgel, que fue incorporado a la corona, y con Leonor de Castilla (1329).Aunque realizó la primera jura en Barcelona, quiso ir a Zaragoza para el acto solemne de coronación en 1329, ya que el reino de Aragón era como dicen las crónicas “el principal de su estado y cabeza de todos los demás”; fue él quién se puso la corona. Ya practicó el ejercicio del poder ya que mandó las fuerzas que conquistaron Cerdeña; poco tiempo después de heredar la corona intentó organizar una cruzada contra Granada, pero no contó con la ayuda de Alfonso XI de Castilla, por lo que no siguió adelante. Tuvo que reducir sublevaciones en Cerdeña incitadas desde Génova, con la que estuvo en guerra durante 1329-1336, sin obtener una clara victoria, aunque consiguió la plaza de Sassari. Las presiones de Leonor de Castilla, su segunda esposa, estuvieron a punto de hacer que el soberano dividiera sus territorios concediendo al hijo de ambos, Fernando, el marquesado de Tortosa, pero la oposición del primogénito Pedro y de los representantes valencianos dieron al traste con el proyecto.

Pedro IV, El Ceremonioso (1336-1387). Hijo de Alfonso, conde de Urgel. Se casó cuatro veces: con María de Navarra, Leonor de Portugal, Leonor de Sicilia y Sibila de Forciá; quedan testimonios heráldicos de las tres primeras en el Palacio de la Aljafería, concretamente en el alfarje del Salón de Recepción, mandado construir por el Rey. Los catalanes pretendieron que el Rey fuera, antes de hacer la jura foral y su coronación en la capital de la Corona, a Barcelona, pero el soberano decidió iniciar los actos referidos en Zaragoza, como así se hizo, colocándose él mismo la corona; posteriormente fue a Lérida (con agrado de leridanos y disgusto de barceloneses) y después a Valencia. Quiso incorporar el reino de Mallorca, con el Rosellón, a sus territorios, lo que consiguió en 1344. También encaró la rebelión nobiliaria en Aragón y en Valencia; a los unionistas aragoneses les derrotó en épila, en 1348 (año de peste), limitando sus privilegios. Colaboró con Castilla para poder poseer el estrecho de Gibraltar (1349-1350), y después de dedicó a Cerdeña, de forma muy positiva. Su apoyo al comercio catalán y  el consiguiente enfrentamiento con Génova, tuvo como consecuencia un grave conflicto con Castilla (Pedro I) aliada de Génova por los mismos intereses económicos; el conflicto denominado “Guerra de los dos Pedros” se mantuvo entre 1356 y 1367, complicándose con la guerra interna castellana y el conflicto internacional conocido como “Guerra de los Cien años” .Pero la guerra de los Pedros fue también una guerra de frontera en la que Castilla ganó a Aragón Tarazona, Borja, Calatayud, Albarracín y Teruel; Daroca resistió y el rey le dió título de Ciudad como ya hizo con Teruel y más tarde con Calatayud. La expansión por el mediterráneo hizo que la corona de Aragón reincorporara los ducados de Atenas y Neopatria. En cuanto a lo cultural dejó  su “Crónica”, las “Ordinaciones de la Casa Real” (1344, tomadas de las “Leyes Palatinas” de Jaime III de Mallorca, terminadas en 1337) y su actividad en pro de los estudios universitarios (en 1354 fundó la Universidad de Huesca), siendo protector de artistas y literatos. A este soberano pertenece el famoso casco con el dragón alado usado como cimera, interpretado posterior y erróneamente como un murciélago.

Juan I ,hijo de Pedro IV y de Leonor de Sicilia, recibió el título de Duque de Gerona,  que se mantuvo para los siguientes sucesores de la Corona de Aragón. Se casó con Matha de Armañac (1373) y con Violante de Bar (1379), sobrina de Carlos V de Francia, de las que no tuvo descendencia. Se coronó como era tradición, en Zaragoza. Mientras su padre marchó ejerció la lugartenencia de los territorios de la Corona, por lo que ya tenía práctica en el ejercicio del poder, aunque en los últimos años del reinado de su padre se había indispuesto con él por su matrimonio, su obediencia al papa de Aviñón y por su acercamiento a las monarquías francesa y castellana, postura que mantuvo a lo largo de su reinado.En los inicios de su gobierno entró en conflicto con los estamentos de las Cortes, que, en Monzón (1388), le pidieron que separara de la Reina a su favorita, debiendo hacer frente a su cuñado el conde de Armañac que le disputaba algunos derechos sobre el Rosellón y la Cerdaña. Uno de los mayores conflictos internos conocidos fue la matanza de judíos en 1391, que afectó sobre todo a Valencia, Mallorca, Barcelona, Gerona y Lérida, por estar fundado en la grave crisis económica que conocieron ya los últimos años del reinado anterior. Su inclinación a la Monarquía francesa no le impidió proteger al pontífice Benedicto XIII (el aragonés Pedro Martínez de Luna), afincado en Aviñón.

Martin I, El Humano,segundo hijo de Pedro IV, heredó la Corona de Aragón, en la que ya estaba incluida Cerdeña. Contrajo matrimonio con María de Luna y con Margarita de Prades. Entró en Zaragoza al año siguiente de heredar la Corona, realizando el acto de jura, preparando su coronación para el año siguiente de 1398, a la par que lo fuera su hijo como rey de Sicilia, pero tuvo que posponer su coronación hasta 1399. Siguiendo con su política protegió al aragonés Benedicto XIII, acogiéndolo en sus reinos al no resolverse el cisma. Al morir su hijo Martín el Joven (1409), rey de Sicilia, intentó resolver, sin éxito la sucesión, falleciendo al año siguiente.

Así pues en 1410 la Corona de Aragón aparecía sin rey, sin heredero, en la ruina, diezmada por la peste y con sus reinos y Estados desvertebrados. Pero Aragoneses, Catalanes y Valencianos dejaron atrás sus diferencias y sacaron a flote la Corona.

La Corona de Aragón se queda sin rey durante dos años, periodo llamado “Interregno”. En 1411 los aragoneses consiguen reunir a representantes de los Estados más importantes de la Corona,  Aragón, Cataluña y Valencia;  se reunen en Calatayud y en Alcañiz. En este último lugar se sientan las bases del Compromiso de Caspe. Tres delegados de cada uno de estos estados eligieron al nuevo rey.

En junio de 1412 se celebra el Compromiso de Caspe, los nueve hombres eligieron a don Fernando de Antequera, el Trastámara castellano, rey de Aragón, rey de Valencia, rey de Mallorca y Conde de Barcelona.

Fernando I, El Honesto, (1412-1416). Su situación en la Corona de Castilla, ya que era segundo heredero de Juan I de Castilla (casado con Leonor de Aragón), de quien había recibido el título de duque de Peñafiel, había hecho que al morir su hermano Enrique III se hiciera cargo de la regencia, junto con su cuñada la reina, durante la minoría de su sobrino Juan II. Inició una campaña contra los musulmanes que entraban desde el norte de áfrica, consiguiendo contenerlos y conquistar  Antequera (1410).  La guerra emprendida por el pretendiente a la Corona Jaime de Urgel, acabó en 1413 con la toma de Balaguer por el ya proclamado rey Fernando I, lo que significó el triunfo de la economía de la lana en Aragón y la ampliación de poder por parte de la baja nobleza catalana y de su patriciado urbano en detrimento de la alta nobleza. En 1414 ,  en la Iglesia Mayor de Zaragoza, se coronó personalmente, colocando a su primogénito Alfonso un manto, un chapeo y una vara de oro, y le concedió el título de Príncipe de Gerona, que después pasará a todos los príncipes sucesores de los reyes de Aragón (en el caso de Castilla, Príncipe de Asturias, desde 1388); su esposa Leonor de Alburquerque, también fue coronada. Tuvo una política mediterránea muy activa y consiguió mantener el reino de Sicilia bajo la gobernación de su segundo hijo, Juan, adquiriendo los derechos necesarios para tener Cerdeña. Sus intentos de terminar con el cisma de la Iglesia no tuvieron éxito, ya que el papa Luna no aceptó, por lo que el Rey se apartó de su obediencia.

Alfonso V, El Magnánimo, 1416-1458. El primogénito de Aragón, príncipe de Gerona, se casó con María de Castilla, pero no tuvo descendencia. Sucedió a su padre en 1416 y ya no se coronó  porque, al parecer, se conformó con la jura realizada como primogénito y sucesor con motivo de la coronación de su padre en Zaragoza en 1414. Tuvo graves conflictos internos con catalanes y aragoneses por nombrar para cargos de gobierno a castellanos. Se inclinó por desarrollar una política mediterránea, por lo que entró en conflicto con Génova, consiguiendo pacificar Córcega y Cerdeña y alcanzó ser ahijado por la reina Juana II de Nápoles. Para ayudar a su hermano Juan, ya rey de Navarra por su matrimonio con la reina doña Blanca I, declaró la guerra a Castilla, pero al tener posibilidades de nuevo en Nápoles decidió ocuparse de este reino y se ausentó definitivamente de la Península Ibérica. Sentó sus reales inicialmente en Sicilia, hasta que el fallecimiento de la reina Juana le permitió ocuparse de Nápoles, si bien en principio fue derrotado y hecho prisionero por los genoveses, aliados de los Anjou; de esa situación supo sacar partido ya que consiguió ayuda de su esposa María y se alió con su carcelero, el duque de Milán, y consiguió conquistar el reino de Nápoles, entrando en la capital el año 1443. En este reino fijó su corte, convertida en poco tiempo en emporio económico y cultural. Los reinos de Aragón y Valencia quedaron bajo la dirección de su hermano Juan, rey de Navarra; Cataluña, con el gobierno de la reina María, que ya había sido lugarteniente general de Aragón en tiempos anteriores. En todos estos territorios y en Mallorca hubo diferentes conflictos, ya que Juan mantuvo guerras con Castilla, mientras que en Cataluña tenían lugar los primeros levantamientos campesinos con otras alteraciones en Barcelona, y en Mallorca y Menorca se enfrentaban campesinos y burgueses. Alfonso V murió en Nápoles.

Juan II, El Grande 1458 -1479. El rey de Navarra, Juan, heredó la Corona de Aragón de su hermano Alfonso V. Casado con Blanca de Navarra y, al fallecer ésta, paso a ser rey efectivo (1441) bajo la minoría de su hijo Carlos, príncipe de Viana, pero ya era miembro de la nobleza castellana desde 1412 (duque de Peñafiel) y había ejercido lugartenencias en la Corona de Aragón por decisión de su hermano Alfonso V. El mismo año del fallecimiento del Rey, se dirigió desde Tudela a Zaragoza e hizo la jura en la Iglesia Mayor en manos de Ferrer de Lanuza, Justicia de Aragón, según la costumbre.  Casado en 1443 con Juana Enríquez, hija del almirante de Castilla, con la que tuvo a su segundo hijo, Fernando. Los conflictos con su hijo Carlos, usado por bandos navarros y catalanes, acabaron en serios enfrentamientos para la monarquía en la Península, por lo que debió atender tales asuntos en detrimento de la política mediterránea. En Cataluña hubo una gran alteración con la sublevación de los remensas (campesinos adscritos a un dominio señorial; algo parecido a los “vasallos de signo servicio” en Aragón). El conflicto se generalizó, a pesar de los intentos de la corona por resolverlos.

En los años sesenta tuvo como pretendientes al trono a Enrique IV de Castilla, al infante Pedro de Portugal y a Renato de Anjou. En 1469, con el casamiento de su hijo Fernando, ya rey de Sicilia insular (corregnante desde1468) con la heredera de Castilla, Isabel, se iniciaba una etapa de cierta estabilidad, que no llegó hasta la serie de concesiones hechas a la oligarquías de sus territorios, incluido el reino de Aragón, en el que celebró cortes desde 1460, y en las que se precisó la inviolabilidad del territorio aragonés, posibilidad de creación de una fuerza armada aragonesa y soberanía delegada para la Diputación del Reino y el Justicia, además de hacerse preceptiva la nacionalidad aragonesa para ostentar determinados cargos, declarándola para los hijos de los reyes aunque hubieran nacido fuera de Aragón, así como un cierto proteccionismo para la industria y el comercio.

Armas de Fernando II

Fernando II el Católico, 1479-1516. Hijo del rey Juan de Navarra (hermano de Alfonso V de Aragón) y su segunda mujer Juana Enríquez, hija del Almirante de Castilla. Nació en la villa de Sos el año 1452. Nada hacía suponer que iba a ser Rey de Aragón. En 1458, muere Alfonso V y le sucede en Aragón su hermano Juan II, que era rey titular de Navarra desde 1441. En 1469, Fernando II, con su título de Rey de Sicilia desde el año anterior, consiguió el poder en Castilla, gracias a  su matrimonio con Isabel de Castilla, con la que llegó a un primer acuerdo de gobierno para la Corona de Castilla en las llamadas Capitulaciones de Cervera, que llegarán a un detalle más preciso, ya reina Isabel desde 1474, en la denominada Concordia de Segovia, en 1475, el 15 de enero, aunque el 28 de abril del mismo año la reina Isabel daba plenos poderes a Fernando. Al fallecer su padre, en 1479, accedió al trono de Aragón.   En 1486 la Sentencia de Guadalupe solucionó el problema de los remensas catalanes, pero la Sentencia de Celada, 1497, sólo limitada, en Aragón, al señorío de Ariza, no tuvo la misma trascendencia. La conquista de Granada y la empresa americana de 1492, estimuladas por los dos soberanos, así como otras gestiones fernandinas posteriores, permitieron ampliar su poder en un espacio ilimitado. La expulsión de los judíos y la previa introducción de la Inquisición reforzaron su poder, hecho constatado en el Reino de Aragón, donde se realizó, en 1495, el primer censo de población que se conoce con cierto detalle y cuya documentación se conserva actualmente en el Archivo de la Diputación Provincial de Zaragoza. Su capacidad organizadora y de fortalecimiento  del gobierno se puede comprobar por el control de las órdenes de caballería, de los municipios  en la reestructuración de la Diputación aragonesa y la creación del Consejo de Aragón (1494). En 1492 Fernando sufrió un atentado en Barcelona y el detalle con el que los cronistas refieren los tormentos a los que se sometió al frustrado regicida es estremecedor. En 1499 vio la luz la Cronica de Aragon de Gauberto Fabricio de Vagad, en la cual se muestra por primera vez el Escudo de Aragón con los cuatro cuarteles.

Su matrimonio con Germana de Foix, en 1505 (año en el que se realizó una recopilación de las Ordinaciones de la Diputación del Reino de Aragón), fue el último intento de tener sucesión directa para sus reinos patrimoniales, pero fracasó al morir su hijo Juan en 1509. En 1506, en ausencia del Rey, la reina Germana concedió a Aragón el puerto de Tortosa y la ciudad de Lérida con sus territorios. La conquista de Navarra en 1512  permitió colocar la frontera con la Monarquía francesa en los Pirineos y agregar un nuevo cuartel a su escudo de armas. La muerte le sobrevino en uno de sus viajes, tras firmar su última voluntad en  Madrigalejo, en la Casa de los frailes del Monasterio de Guadalupe, el 22 de enero de 1516.

… continuará 🙂

Tags: , , ,

Buscar